martes, 22 de noviembre de 2016

PUERTAS EN SAN BORJA - Lima

Y, continuando con mis vivencias en Lima, os diré que me fascinaban las puertas de la mayoría de sus casas, no os podéis hacer una idea de lo bonitas y laboriosas que son muchas de ellas. Muchísimas veces me he arrepentido de no haberlas fotografiado. Pero allí, no era nada recomendable el ir por la calle, con una cámara captando imágenes, con la misma libertad como lo hacemos aquí. Igual ahora han cambiado las cosas y hay más tranquilidad y seguridad. Eso espero.

Al principio, estuve viviendo en San Borja, un barrio muy bonito, con calles muy amplias, llenas de vegetación y en donde la mayoría de sus viviendas eran casas y edificaciones de pocas alturas, que se le llaman departamentos. Recuerdo que sus calles tenían nombres de pintores y músicos.

 ¡Cuantos paseos he dado por esas calles! durante los nueve años que estuve allí, casi todas las noches después de cenar, salíamos a caminar, siempre acompañados de Ody un perro de  raza Chow Chow que nos adoptó. Eso fue amor a primera vista, se encaprichó de nosotros y no nos dejaba ni a sol ni a sombra, nada más qué salíamos nos seguía. Era de mis vecinos peruanos, y ellos estaban sorprendidos, ya que Ody no se iba con nadie. Más tarde también nos acompañaba Mendy un Husky que mi vecina María Esther nos regaló.

 Volviendo a las puertas, ya que no me traje ninguna foto de esas puertas tan bonitas de las que os he hablado, al comenzar este blog, les pedí a mis amigas peruanas que dejé allí, que me mandasen algunas fotos de ellas. Pero por el momento ninguna lo ha hecho, excepto Lourdes, la hija de mis vecinos, que hace ya un tiempo me mandó las que a continuación os voy a mostrar.



No os podéis hacer una idea de la sorpresa que me llevé cuando recibí las fotos. Lourdes, me envió fotos de las puertas de mi casa, puertas que yo abrí y traspase montones de veces 

Esta es la entrada a mi departamento



Y estas, otra sorpresa más, las puertas de mi cocina, qué por cierto yo las estrené. Todas hechas de madera maciza y talladas a mano. Allí todo es pura artesanía. 

También de la cocina

Cerradura en la que muchas veces introduje las llaves


Y esta es la más bonita de todas

Así son la mayoría de puertas, no os podéis hacer una idea de los trabajos tan bonitos que hay en ellas.

Allí estuve viviendo en una casa de dos plantas, abajo vivían los dueños, que eran peruanos. No tenían ninguna intención de alquilar, pero cuando nos conocimos nos caímos tan bien, que nos alquilaron toda la planta de arriba. Esta era la puerta que yo utilizaba para entrar a nuestro departamento, ellos tenían otra igual para acceder a su vivienda.



Y esta foto la pongo, ya que doy por hecho de que se van a alegrar al verla. Son Edu, que todos llamaban "Terruco" Este nombre se lo pusieron debido a que él procedía de Chiclayo, la zona donde antes estaban los terroristas. Aunque de eso no tenía él nada, ya que era una buenísima persona, y el otro personaje de la foto es Mendy mi perro.
Edu era su muchacho para todo, siempre limpiando y al tanto de todo, se que ahora ya no está con ellos, me enteré que ya se jubiló
Y Mendy que se pasaba muchas horas del día sentado en esa puerta, que daba acceso a la cocina. Durante el día fuera y por la noche dormía en un felpudo en la parte de dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario