viernes, 27 de mayo de 2016

ALMAZÁN - Soria

Salimos de casa dirección Soria, a las 8:30, en concreto íbamos a conocer los pueblos de Almazán y Medinaceli. No os podéis imaginar el frío que pasé durante el trayecto que hicimos por la N-111, entre Logroño y el túnel de Piqueras. Esa carretera transcurre entre dos grandes montes, que hacen que a esa hora de la mañana prácticamente no entre el Sol, y además, con 10º de temperatura que marcaba el termómetro de la moto, pues ya me diréis. Si, íbamos en moto, y a pesar de que me había puesto una cazadora de plástico debajo de la "chupa" no conseguía entrar en calor.
Menos mal que nada más atravesar el túnel, tuvimos Sol durante todo el trayecto, pero aún así y todo, cuando llegamos a Almazá, ninguno de los dos nos quitamos la chaqueta, a pesar de que antes de recorrer las calles del pueblo nos tomamos un buen bocata y un café.

Murallas de Almazán 

Almazán  es un pueblo amurallado, que Alfonso VI de León conquistó para los cristianos en el año 1068, aunque no tardó mucho en volver a manos de al-Ándalus. Pero en el siglo XII, fue cuando realmente fue repoblada por Alfonso I el Batallador, más tarde a su muerte, en el año 1134 pasó a manos castellanas y así sucesivamente hasta nuestros días.   

Puerta del Mercado

Puerta del Reloj de la Villa

Son varias las puertas de acceso que Almazán tenía en el medievo. Justo debajo de esta torre con reloj se encuentra la puerta de la Villa, seguro que fue por ella por la que accedieron a Almazá, los Reyes Católicos las veces que visitaron la villa. 

Viviendas sobre soportales en la Plaza Mayor 

Iglesia de San Miguel
También allí se encuentra la iglesia de San Miguel, joya del románico soriano, en ella destaca su cimborrio de dos cuerpos. El primero fue construido en el siglo XII, en piedra de estilo mudéjar.
El 3 de junio de 1931 fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento. 

Iglesia de San Vicente

Son varias las iglesias que Almazán tiene, ésta que se encuentra muy cerca de la muralla es la iglesia de San Vicente, del siglo XII. En la actualidad alberga el Aula Municipal de Cultura.
Es un edifico  románico que sufrió una remodelación en estilo neoclásico en el siglo XVIII

Reja

Casa de los Martinez de Azagra

Muy cerquita se encuentra la casa de los Martinez de Azagra o de Belmar, esta casa se encuentra adosada a la muralla, y la reformaron en el siglo XVII. Más tarde en ella vivió el médico D. José Matías Belmar que la habitó entre los siglos XIX y XX. Sobre su puerta de acenso se encuentra el escudo heráldico.

Iglesia de San Pedro
Otra de sus céntricas iglesias es la de San Pedro, en ella quedaron refundidas las antiguas parroquias de San Pedro y San Andrés.

Iglesia de Santa María de Calatañazor

Muralla y Campanario

 El reloj que podeis ver en el campanario, tiene la peculiaridad de que en lugar de las horas, el reloj marca los días de la semana. Me explico, en lugar de las usuales cifras, en él están escritas la primera letra de los días de la semana D L M M J V S

Iglesia del Campanario
Desde esta iglesia, que recibe el nombre por su campanario, todos los años en Semana Santa se celebra una procesión conocida como la procesión del Santo Entierro que transcurre hasta la ermita de Jesús . Dicha procesión esta organizada por la cofradía del Santo Entierro.  


Ermita de Jesús 

 Todos los cofrades, dirigidos por el estandartero, visten una túnica larga negra con una golilla blanca almidonada, en la espalda llevan prendida una esclavina triangular y en la cabeza un sombrero de tipo teja con alas avolutadas en los laterales.

Otra de sus fiestas, las de San Pascual Bailón se celebra el 17 de mayo, una celebración con simbología pastoril en la que ocho parejas ataviadas con los trajes típicos bailan danzas del siglo XVIII, que son flanqueadas por dos figuras estrafalarias que llevan rabos de zorro.
También está el Zarrón, enemigo de las ovejas va repartiendo mamporros a diestro y siniestro, entre los asistentes que se encuentran en la plaza.

Sombras
El primer fin de semana de septiembre celebran sus fiestas patronales en honor a su patrón Jesús Nazareno, ese día, para celebrar la Bajada de Jesús, los adnamantinos tienen por costumbre lanzar al cielo millares de cohetes luminosos, tracas y morteros, quién lo ha visto comenta que es un espectáculo inolvidable.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario