viernes, 8 de abril de 2016

CONCURSO DE ENGANCHES - SEVILLA

La Feria de Sevilla empieza siempre en lunes, aunque he escuchado, que quieren que este año comience en el fin de semana, pero es una cosa que todavía no sé si así sucederá. 

Salix me ha enviado todas estas fotos que hizo durante el "Concurso de Enganches del 2015" en Sevilla, concurso que suele realizarse el domingo anterior a la Feria de Abril y, me comenta que son diversas las categorías, pueden ser de dos caballos, de 4, o más, y que la gran mayoría de los participantes van vestidos de época.




Antes de entrar un jurado puntúa todos los detalles, sea de los caballos como de la carreta, de los que la llevan, los que van sentados etc. Todo muy serio y con mucha formalidad.




Se ponen en la calle postrera a la plaza de la Maestranza, y entran por una parte, dan una vuelta a la plaza, allí los ve la gente y finalmente salen por la Puerta del Príncipe, que es por donde salen a hombros los toreros que cortan dos orejas. Me comenta que en Sevilla las orejas van más caras que en las demás plazas... 



Esta muestra se celebra desde el año 1984, y fue un grupo de amigos los que decidieron comenzarlo y los que crearon la fundación del real Club de Enganches de Andalucía.

Vestido con trajes de época 

Los caballos también van engalanados 

 Los caballos, sobre todo, suelen ser de pura raza española y la mayoría procedente de las ganaderías de los propietarios de los coches. En menor cantidad Árabes y cruzados.


El concurso exhibición se ejecuta en dos fases, la prueba A en la calle Adriano, y la B en el interior de la plaza de Toros. 




En la prueba A, el enganche está parado y el lacayo o lacayos pie a tierra. Se puntúa por cinco jueces, el coche, guarniciones, caballos y ocupantes.
Los coches que participan son los tradicionalmente utilizados en nuestra feria desde el siglo XIX, y muchos de ellos, piezas de museo, pertenecen a esta época, breacks, jardineras, faetones, carretelas, landeaus, milords, sociables, etc. Del carruaje se puntúa la calidad de construcción, la conservación, limpieza, altura de la lanza y los accesorios como faroles, voleas, balancines.




En cuanto a los ocupantes, el cochero y lacayo deben ir vestidos en consonancia con las guarniciones. Los pasajeros, normalmente féminas, van ataviadas con mantilla blanca, prenda española, cuyo uso se va recuperando, gracias a esta iniciativa.



Con este acto, el Real Club de Enganches de Andalucía vuelve a renovar, año tras año, su promesa con Sevilla, contribuyendo a que su pasado no se olvide y transmitiendo al futuro tradiciones que no se deben perder



Este año han sido 72, las carrozas que han participado 



También me cuenta que esta exhibición acaba con la caballería de la guardia urbana de Sevilla, y qué como podemos ver, el caballo del capitán que va cerrando el desfile, también lleva la bandera de España en las patas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada