sábado, 15 de octubre de 2016

CALLEJEANDO POR GUIMERÁ - Lérida


Guimerá es un pueblo de 334 habitantes, que está a 555 metros de altura, a orillas del río Corb. Pertenece a la comarca de Urgell a 15 Km. de su capital Tárrega,  en la provincia de Lérida. 


La villa de Guimerá fue el centro de una baronía concedida en 1359, y fue elevada a condado en 1599. En 1975 fue declarado Conjunto Histórico Artístico.



Salix me comenta, que si se llega por la mañana en fechas otoñales lo normal es encontrar una densa niebla que no impide contemplar los viñedos, pero que, con suerte, se levanta a media mañana. Y, que lo recomendables es ganar un poco de tiempo almorzando consistentemente en la cafetería del hostal Sant Jordi que está en la misma entrada, a orillas del rio Corb.



Una vez cogidas fuerzas empieza la lenta subida por sus calles empinadas pero muy bien urbanizadas donde cada casa, cada rincón, cada recodo es un bonito encuadre.

Subiendo a la cima


Iglesia de Santa María

Que destaca por contener el “Retaule de Guimerá”, obra de Ramón de Mur, también conocido como el “Mestre de Guimerá” que lo pintó a inicios del siglo XIV. 


Está documentado que desde 1402 a 1412 se hacían colectas en la villa para pagar este gran retablo considerado la obra más importante del gótico catalán, que muestra una visión teológica de la Historia de la Salvación, incluyendo antiguo y nuevo testamento. Por sus dimensiones no cabe en el ábside actual, y fue sustituido en su día por un retablo modernista de mucho mérito, obra de Josep María Jujol, el principal discípulo de Gaudí, que además decoró el románico crucero y enriqueció el templo con un bello sagrario.








La visita a Guimerá culmina subiendo a la torre de vigía de planta redonda de su antiguo castillo, construido por los cristianos en el siglo XI durante la reconquista, y lo único original que queda del mismo, pero que ha sido reforzada y asegurada para hacerla accesible. 


Desde allí se pueden ver los tejados de todo el pueblo entre las líneas en zigzag de sus calles


La bajada, por un recorrido alternativo es más ligera  pero igual de interesante 





Y no te olvides de llevarte un buen recuerdo, por ejemplo, un pan de los de antes que te recordará la visita dos o tres días en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada