jueves, 7 de julio de 2016

CALLEJEANDO, CALLEJEANDO POR PAMPLONA, Navarra

Pamplona es una ciudad que me gusta mucho, y que además la conozco bastante bien, ya que han sido bastantes las veces que he ido. Cada vez que mi marido, por motivos de trabajo tiene que ir, le acompaño y siempre tengo para mi seis horas para pasear tranquilamente por sus calles.

Una de esas veces, comencé mi recorrido en el barrio de la Rochapea, a excepción de su casco antiguo, es el barrio más antiguo de Pamplona. Dicho barrio tomó su nombre de la Torre de la Rocha, y fue fundado por los hortelanos que trabajaban y vivían a extramuros. Está situado a los pies de la antigua muralla y paralelo al río Arga.


Para llegar al casco antiguo, tenía que cruzar dicho río, así que me dirigí hacia el puente de San Pedro de tradición románica, al llegar a dicho puente me llamaron la atención varios patos que nadaban todos juntos, comencé a caminar por su orilla para fotografiarles y, cómo no paraban quietos, llegué hasta otro puente cercano, y allí me encontré esta vivienda.


Una vivienda con vistas al río Arga, y en plena naturaleza.

Últimamente se está escuchando mucho sobre el hecho de que mucha gente se está viendo obligada a vivir en el umbral de la pobreza, y que cada día son más las personas "sin techo" que viven en nuestras calles.
Quedé muy sorprendida, cuando me encontré con esta vivienda, en la que no pude fotografiar ni su puerta de entrada, ni ninguna de sus ventanas. También me sorprendió lo ordenado y limpio que todo estaba. Lo primero que pensé fue en el frío que deben pasar, justo en ese momento teníamos -1º, y qué decir de la pasada ola de frío siberiano que tuvimos hace un par de semanas, cómo debió de ser esos días para ellos. 


 En un principio me dio un poco de cosa el acercarme y curiosear, pero me llamó la atención un dibujo a carboncillo y al acercarme a verlo, vi que se trataba de un blog de dibujo de uno de su habitantes, y allí al lado encima de una caja de cartón, había también una caja con lapices de colores, y como os cometo, todo super ordenado
Un señor me comentó que todo pertenece a dos señores, qué por circunstancias de la vida, han tenido que terminar viviendo "bajo un puente"
No sólo me llamó la atención por su orden, si no también el hecho de que la gente se lo respete, y que nadie les toque ni quiten nada, y eso hoy en día es algo que se sale de lo habitual.
No llegué a conocerles, ya que me comentaron que algunas veces suelen encontrar trabajo y seguramente estarían trabajando.



 Abandoné el lugar y me dirigí hacia las murallas que me llevarían al Casco Viejo, para llegar tuve que atravesar El Portal de Francia o de Zumalacárregui, también es la puerta de entrada para los peregrinos que hacen el Camino de Santiago. De las seis que tenía la ciudad ésta es la que mejor se conserva. Fue construida en 1553 por el duque de Alburquerque y todavía se conservan en buen estado su puente levadizo y sus cadenas


En la calle del Carmen, me llamó la atención esta vieja puerta, cuando la estaba fotografiando me dí cuenta de que se trataba de la puerta de entrada de lo que en su día fue la Casa-palacio del marqués de Rozalejo, construida en el año 1739, una elegante fachada barroca, toda ella construida en piedra de sillería, que en la actualidad se encuentra en muy mal estado.

La Mari Trapo

Pregunté a una señora el por qué de esa muñeca en lo alto de una fuente, y me comentó que se trataba de uno de los personajes más importantes de los carnavales de Pamplona "Mari Trapo", una muñeca gorda y fea que representa a la malvada jefa de los francos que saqueó en el siglo XII el Burgo de la Navarrarería y murió quemada en su torre.
Con la quema de esta muñeca se pone punto y final cada año a los carnavales en Pamplona 


Caminando por su calles y admirando sus puertas


Y también la gran variedad de comercios antiguos que perduran en su Casco Viejo desde hace casi dos siglos

El Pensador
Llegué a la Plaza del Castillo, situada en el centro de Pamplona, en ella tienen lugar los principales acontecimientos de dicha ciudad y es en donde se suelen reunir los pamploneses.
Y allí estaba "El pensador" una de las estatuas del escultor francés contemporanio Auguste Rodin, las demás estatuas que componen la exposición "Arte en la Calle", una iniciativa pionera de la Obra Social "La Caixa" que tiene como objetivo el de sacar el arte a la calle y que va recorriendo las ciudades de España, ya estaban todas embaladas y metidas dentro de sus cajas, justo el día anterior había finalizado dicha exposición, no me importó en no poder verlas, ya que el año pasado las tuvimos en Logroño y también hace unos años las pude ver en las céntricas calles y en la plaza del Pilar de Zaragoza

No hay comentarios:

Publicar un comentario