jueves, 5 de enero de 2017

MONTENEGRO DE CAMEROS - Soria


En casa, cuando nos referimos a Montenegro, le llamamos "el pueblo de los jabalíes" y eso es debido a que en el bar del pueblo hay fotos de una cacería en la que están todos los cazadores posando en la puerta de dicho bar con un montón de jabalíes. Cuando es época de caza siempre nos acordamos de él y eso es debido a que nos apetecería ir, para ver cuando regresan de la caza, pero luego se nos pasa y no lo hacemos. 




La primera vez que estuve allí, no veáis el frío que pasé, todo estaba nevado. Fuimos por el puerto de Santa Inés de 1758 m de altura. Es el único pueblo del Camero que no pertenece a La Rioja, pero lo que si que comparte con dicha comunidad autónoma es el prefijo de teléfono el 941
Además de su iglesia parroquial, en Montenegro también se puede visitar la ermita de San Mamés declarada de Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento desde el 20 de abril del año 1983 
Al ver esta foto, he recordado a mi querida amiga Corry Kaslander, pintora holandesa, que conocí en Barcelona, estudiando las técnicas de grabado. Desafortunadamente, ya nos dejó, lo hizo con 82 años y, tengo que deciros que a pesar de la diferencia de edad que había entre las dos, (podría haber sido mi madre) la echo mucho de menos, era una persona que me ha aportado mucho y, de la que también he aprendido mucho. Tenía un espíritu, que muchas jóvenes quisieran tener.

Con 80 años ya cumplidos, se puso a estudiar guitarra, y también comenzó a aprender el manejo del ordenador. Hasta tenía un blog  "contes i narracions"  Sabiendo de mi afición por fotografiar pueblos pequeños, un día me pidió una foto de uno de ellos. Le mandé varias, y ella eligió la del pueblo de Montenegro, para el siguiente trabajo para su blog. Lo escribió en catalán y lo tituló:

L´EMPELT - Un dia plujós 

 Era un dia plujós, molt trist , i la gent de nostre petit poble deia,--Mireu, ni el Sol ha volgut sortir i avui ni els ocells volen cantar ,també ells estàn tristos.
Tot el poble estava de dol, perquè avui anaven a dir adéu al vell professor, l'home que els havia dedicat tota la seva vida.
Mai havia volgut deixar el poble, ni per fer una bona carrera a la ciutat.
Ell estimava la gent d' aquí, ensenyava a petits i grans, els transmetia la seva saviesa.
Per això, avui, tothom, en un silènci total, acompanyaven el seu estimat professor al seu últim destí.
I sabien que a partir d'ara, aquest poble no seria mai més com abans.

Un día de lluvia

"Era un día lluvia y triste, y la gente de nuestro pequeño pueblo decía,-- Mirar, ni el Sol ha querido salir, y ni los pájaros quieren cantar, también ellos están tristes.
Todo el pueblo estaba de luto porque hoy iban a decirle adiós al viejo profesor, el hombre que les había dedicado toda su vida.
Nunca había abandonado el pueblo, ni para hacer una buena carrera en la ciudad.
Él apreciaba a su gente, enseñaba a pequeños y grandes, les trasmitía su sabiduría.
Por eso, hoy, todos, en un silencio total, acompañaban a su estimado profesor a su último destino.
Y, sabían que a partir de ese momento, el pueblo no volvería a ser como antes. 


Construcciones típicas cameranas


En verano, los montenegrinos se aprovisionan de buena cantidad de troncos de leña para poder soportar dentro de sus casas, los fríos días, del crudo invierno que les suele hacer en esa zona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario