viernes, 19 de agosto de 2016

ESTACIÓN DE CANFRANC - HUESCA


Estación de Canfranc

Esta estación internacional se construyó para poder unir Francia con España a través de los Pirineos por Somport, fue en 1915 cuando finalizaron las obras del túnel ferroviario, y en el año 1923 fue cuando se iniciaron las obras de la estación, que finalizaron el 18 de julio de 1928, para su inauguración acudió Alfonso XIII rey de España, y el presidente de la República Francesa Gastón Doumergue.

 Debido a su ubicación, durante la Guerra Civil Española, el ejército franquista se hizo cargo de su control y decidieron tapar el túnel para así evitar que alguien pudiese entrar desde el país vecino. Años después cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial se cerró el trafico de viajeros, y el ejército nazi se asentó en la parte francesa de la estación. Durante esos años por Canfranc transitaban los trenes que transportaban el wolframio que Alemania empleaba para reforzar el acero de sus tanques, y a cambio, en España entraban toneladas de oro procedente de Suiza.



Sabía de la existencia de esta majestuosa estación, pero no comencé a interesarme por ella, hasta el 22 de abril del 2014 cuando leí en la página de Facebook de mi amiga Rosario Raro, que decía "A punto de coger el tren a Canfranc, donde estaré hasta el 28 de julio, echo la vista atrás....................".

 Lo primero que pensé cuando leí lo que Rosario había escrito, fue que le habían destinado a trabajar allí, pero no veía ninguna relación entre la estación de Canfranc y su trabajo, y la verdad es que no se me ocurrió preguntarle el porqué se marchaba a ese lugar.

Y luego en el mes de julio nos mostró fotos y un precioso vídeo del pueblo y la estación con gentes ataviadas con ropas y objetos de principios del siglo pasado. Y tampoco esa vez se me ocurrió preguntarle.

Pero fue en septiembre cuando al encontrarnos en Logroño para la celebración de la Maratón, cuando me puso al día y me contó todo lo que yo no sabía, y era, que había firmado un contrato con la editorial Planeta para escribir un libro, y que la temática de dicho libro, tenía que ver con sucesos que allí ocurrieron durante la Segunda Guerra Mundial.


Ya os podéis hacer una idea de lo contenta que me puse, y a partir de ese momento no perdí detalle de todo lo que ella nos iba contando. Y esperé con impaciencia la llegada del 7 de abril, día en el que iba a ser lanzado a la venta "Volver a Canfranc"

ESTE ES UN RESUMEN DEL LIBRO

«En el invierno de 1942 el ejército alemán tomó la estación internacional de Canfranc en Huesca como si se tratara de un territorio más de la Francia ocupada. A pesar de que en sus dependencias se instaló una brigada de Alta Montaña de Baviera, varios agentes de las SS y algunos miembros de la Gestapo, los protagonistas aragoneses, aquitanos y bretones de este libro ayudaron a cruzar por aquí de forma clandestina a miles de judíos, algunos de apellidos tan famosos como Chagall, Ernst, Mahler y Mann. Estos habitantes del norte de Aragón los auxiliaron de la misma manera que hicieron Oskar Schindler, Raoul Wallenberg, Chiune Sugihara, Ángel Sanz Briz y otros desde Cracovia, Budapest, Vilna... Para muchos perseguidos por el régimen nazi, la esperanza se llamó Canfranc.




Desde hace años, aquellas personas que cruzaron esta terminal siendo niños vuelven a Canfranc desde Estados Unidos, el resto de América y otros países que los acogieron, para mostrarles a sus hijos y a sus nietos el lugar por el que escaparon, las montañas del Pirineo, pero sobre todo para que convivan durante unos días con los descendientes de quienes les ayudaron a alcanzar la libertad, aquella estirpe de héroes de ambos lados de las montañas, gracias a quienes sobrevivieron.
Esta es su historia. »



Un andén, unas montañas, unos héroes y, al final, la libertad La historia olvidada de una estación mítica que cambió el curso de una guerra Marzo de 1943. Agazapados dentro de una habitación secreta, varias personas contienen la respiración mientras aguardan a que el sonido de las botas reforzadas con metal de los soldados alemanes se aleje. En la estación internacional de Canfranc, en el Pirineo, la esvástica ondea sobre la playa de vías. En medio de la oscuridad, Laurent Juste, jefe de la aduana, Jana Belerma, camarera del hotel, y el bandolero Esteve Durandarte arriesgan sus vidas para devolverles la libertad.Volver a Canfranc es su historia. Jana y Esteve, armados tan solo con la valentía que da el amor, lucharon porque miles de ciudadanos judíos consiguieran atravesar esta estación mítica. Además de ellos, otras personas guiadas por la generosidad decidieron enfrentar el terror y ayudarlos. Para miles de perseguidos por el régimen nazi la esperanza se llamó Canfranc.




¿Sabíais que la estación mide 241 metros de longitud, y que tiene 75 puertas en cada uno de sus lados? 
Como podéis apreciar en las fotos, ahora esta estación que en su día fue internacional está completamente abandonada. Bueno, no del todo ya que todavía circulan algunos trenes de cercanías, pero desde el 27 de marzo de 1970 tras el derrumbe del puente de L´Estanguet debido a un descarrilamiento de un tren de cercanías francés quedó cerrado el tráfico internacional, y eso fue la causa de que ahora se encuentre en este lamentable estado, ya que poco a poco la fueron abandonando, y allí se quedaron los recuerdos y las vivencias que allí sucedieron durante la Segunda Guerra Mundial.  



Pero en el 2001, una persona se atrevió a cruzar uno de sus umbrales, y entre los papeles que habían esparcidos por toda la estación, descubrió lo que en esa estación se estuvo haciendo durante el tiempo que duró la Segunda Guerra Mundial, y sacó a la luz lo que algunos camfraneros, en secreto y arriesgando sus vidas, hicieron para ayudar a cruzar la frontera a muchos judíos que huían de los nazis. 


En la actualidad pertenece al gobierno de Aragón, y tengo entendido que hay un proyecto para restaurarla,  y va a hacer falta muchas ganas y dinero.

Parte de atrás

Desde el 2014 la estación se puede visitar y hay rutas guiadas, pero tenéis que hacer reserva, no os pase como a mí, que estuve el domingo, y no pude acceder a ella, ya que estaban completas. Si hubiese ido la semana anterior que Rosario estaba allí celebrando el aniversario de su inauguración, seguro que me la hubiese mostrado.




Son muchos los que creen que en esta estación se rodaron algunas de las escenas de la película del Doctor Zhivago, de hecho una amiga, fue lo primero que me dijo en cuanto vio la portada del libro, pero eso no es cierto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada