viernes, 31 de marzo de 2017

TEFIA - Las Palmas, España


A los pies de la Montaña Sagrada se encuentra Tefia, pueblo Canario, que también Juan F. Morillo visitó, y del que nos muestra estas bonitas imágenes, junto con una interesante información. 
Tefia es un pueblo que está ubicado en el municipio de Puerto del Rosario, ofrece onduladas llanuras y la posibilidad de visitar a los antiguos molinos de gofio, alimento que formaba parte de fundamental de la dieta canaria. Destaca especialmente por su ermita y por el conjunto de La Alcogida.


Ermita de Nuestra Señora de la Caridad 

Visitar La Alcogida es adentrarse en la forma de vida de los campesinos majoreros hasta hace unas décadas. Son casas de piedra, albeadas con cal y techadas a dos aguas con techos de torta (mezcla de agua, tierra y paja) que es lo que origina que en invierno con las lluvias las paredes obtengan ese aspecto añejo. En la época de verano las paredes se vuelven a pintar para volver a lucir su blanco impoluto.


La ermita de San Agustín data de 1713 y aunque la primera fábrica fue bastante modesta, las distintas remodelaciones y ampliaciones que ha sufrido la ermita a lo largo del tiempo han dado como resultado la imagen que hoy podemos observar. La fachada es de influencia mudéjar, la puerta se enmarca dentro de un alfiz realizado en cantería y pintado de blanco; con este material también se realiza la espadaña que se coloca en la parte superior izquierda del hastial. La barbacana se construye en el siglo XVIII y  cuenta con tres puertas de cantería vista  rematadas en arco de medio punto, alternando sus dovelas en cantería clara y oscuro.


Las viviendas fueron restauradas por el Cabildo en la década de los noventa y acogen un espacio museístico en el que se puede conocer los valores etnográficos de la cultura majorera. Cada una de las casas conserva el nombre de sus antiguos propietarios. De esta manera, nos encontramos con la casa de señor Jacinto, la de seña Herminia, la de don Teodosio Ramos, Los Herrera y Los Cabrera, familias que, en algunos casos habitaron la zona hasta los años setenta.





El Ecomuseo conserva el nombre que los habitantes de Tefía daban a esta zona ya que todo el terreno se encontraba canalizado para recoger el agua de lluvia que corría por los tableros próximos. Además, las eras, tahonas, muladares, pajeros, gañanías y hornos de pan nos acercan los sentidos a épocas pasadas. 






En La Alcogida se puede observar cómo trabajan los artesanos de la palma, el calado, el barro, la piedra o el telar. A escasos metros de La Alcogida se levanta una gran construcción, obra que en otros tiempos sirvió de primer aeropuerto de la Isla, cuartel y lugar de confinamiento para los contrarios al régimen franquista, tema sobre el que existe abundante literatura.









sábado, 25 de marzo de 2017

CORRALEJO - LAS PALMAS


Corralejo es una localidad del municipio de La Oliva, al norte de Fuerteventura. Tiene unos 16.000 habitantes y es uno de los principales núcleos turísticos de la isla. Cuenta con extensas playas de arena fina y más de 2.600 hectáreas protegidas del Parque Natural de Corralejo. Asimismo, es el punto de partida para excursiones en barco hacia la Isla de Lobos.


Corralejo aparece ya mencionado a finales del siglo XVI en los mapas que elabora Leonardo Torriani, un ingeniero italiano enviado por el rey Felipe II de España a revisar las fortificaciones de las Islas Canarias. 


Durante los siglos XVIII y principios del XIX, gracias a que La Oliva se convierte en capital de la isla, se refuerza la producción del trigo, la cebada y centeno para la exportación. 

Escultura de arena


Las Dunas de Corralejo constituyen un lugar importante para la cría de especies esteparias y la reproducción de varias aves protegidas por BirdLife International. 



En las últimas décadas se ha convertido en un atractivo punto para la práctica de deportes acuáticos y acoge el Canarias Surf Film Festival , un evento cultural y deportivo vinculado a este deporte.




Junto con la actividad turística e inmobiliaria, la pesca es la actividad más característica de Corralejo, siendo históricamente un pueblo marinero. Cuenta con una cofradía y una lonja de pescadores y es el puerto de gestión autonómica con mayor tráfico de pasajeros de Canarias por los intercambios entre Fuerteventura y Lanzarote.
Todas los fotos, como la información es de Juan F. Morillo.


lunes, 20 de marzo de 2017

SPANDAU - BERLÍN, Alemania




Ayer os mostré fotos de murales que Juan F. Morillo, callejeando, callejeando por Berlín fotografió. Y, hoy os muestro estas otras fotos que hizo en Spandau , el quinto distrito administrativo de Berlín en Alemania. Fue creado en 1920 de la ciudad del mismo nombre y cinco municipios. 




Juan me cuenta "Que además de visitar sitios que ya conocían, esta vez han descubierto sitios nuevos como Spandau,  al que se va en metro y es muy bonito, y con sitios para comer que te mueres. Nos recomienda Curry 36 donde puedes degustar las mejores salchichas berlinesas y, Zur Gerichstslaube, donde hay que pedir la pera rellena de queso y el codillo (uno para dos). 


MURALES DE BERLÍN

Puerta del antiguo Tacheless
Juan F. Morillo estuvo en Berlín y de allí nos ha traído esta bonita e interesante colección de murales y graffitis.


Me comenta de Berlín que es una ciudad amable, a buen coste y llena de encanto. Pero, que en este último viaje han encontrado un exceso de turismo. 

Esta vez no pudieron visitar el Pergamon Museum, ya que está cerrado cinco años por reformas, ni tampoco subir a la cúpula del Reichstag porque hay que reservarlo por Internet con un mes de antelación.



Frente a la East Side Galery

Puerta del antiguo Tacheless










jueves, 16 de marzo de 2017

SANT CLIMENT DE LLOBREGAT - Barcelona

 Un día, y coincidiendo con el cumpleaños de su nieta, Juan F. Morillo, acudió a Sant Climent de Llobregat. Y, una vez allí, decidió callejear por este municipio de Barcelona, para hacernos este interesante reportaje.


Sant Climent está situado en la comarca del Baix Llobregat, en el Área metropolitana de Barcelona, y rodeado de montañas en un valle surcado por tres rieras.
Es un pueblo milenario ya que la documentación más antigua data del año 970, y entre sus monumentos destaca la iglesia construida en el siglo X, que aunque sometida a diversas reformas conserva el único campanario románico de la comarca,


Sant Climent también cuenta con el Museo de "Eines del Pagès" donde se exponen diferentes herramientas de trabajo tradicionales de un pueblo rural.


Juan me comenta que la mejor época para visitar Sant Climent es la primavera, cuando crece la cereza  en las mal llamadas viñas, (parcelas de tierra reconvertidas cuando la vid fue atacada por la filoxera). Su excepcional calidad da mucho renombre al pueblo, que incluso durante la guerra civil pasó a denominarse “El Cirerer del Llobregat”.


Durante la temporada de su recolección, los domingos por la mañana tiene lugar un mercado en el que se pueden comprar directamente a los propios agricultores así como comparar las diferentes variedades. 


 El primer fin de semana de junio se celebra la exposición de cerezas, una fiesta muy conocida en la que se puede degustar el fruto y todo tipo de recetas con este ingrediente como base.

Escultura Viva

En el 2006 el escultor Lorenzo Quinn, hijo del actor  Anthony Quinn,  hizo un monumento cuyo significado y evolución explica en una placa en cuatro idiomas.


Legado




El escudo del pueblo es un ancla que comparte con las cerezas los símbolos de Sant Climent









viernes, 10 de marzo de 2017

DE CALÇOTADA - Tarragona

El fin de semana pasado estuve en un pueblo de la provincia de Tarragona y, me invitaron a comer una Calçotada.
El calçot es una cebolla tierna, blanca y dulce que se come con una salsa que se llama "salsa romesco" y, es un alimento típico de los pueblos cercanos a Valls, en la comarca del Alt Camp.

Preparando las cebollas para la Calçotada

Pude ver que preparar una calçotada es todo un ritual y, es tradición que oficialmente se abra con la calçotada oficial que se celebra en Valls el último domingo de enero.
No perdí detalle de cómo los prepararon y, como se ve en la foto, lo primero que hicieron fue cortar unos alambres en los que fuero metiendo los caçots.



Contando los calçots

Este alimento fue reconocido como IGP (Indicación Geográfica Protegida por el departamento de Agricultura, Ganadería y Pesaca de la Generalidad de Cataluña, el 31 de marzo de 1995. 

Sarmientos y calçots ya preparados para asar

Esta tradición, que se ha convertido en uno de los acontecimiento más celebrados en la gastronomía catalana, se le debe a Xat de Benaiges, un campesino de Valls al que un día de finales del siglo XIX, se le ocurrió poner estas cebollas en las brasas de unas llamas.  


El calçot se asa a la llama de fuego de leña, habitualmente con sarmientos de las vides de la zona



Poco a poco la llama va quemando la parte exterior del calçot


Una vez ya asados, envolvieron los calçots para que mantuvieran el calor y así terminasen de cocerse por dentro 

Las tiras de calçots se fueron asando unas tras otras


Y ya por fin, todos pudimos disfrutar de esta rica comida

La tradición dice que nunca se debe comer en soledad, ya que es un ritual colectivo de fiesta y alegría, que se debe celebrar al aire libre. Para comerlos, se tiene que quitar la parte asada o quemada y, para ello se tiene que tirar de la parte de abajo y esta es la parte que se come, previamente untada con la salsa romesco.

Lo que no os había dicho es que se denomina calçot a cada uno de los brotes de una cebolla blanca totalmente desarrollada y que se ha replantado en el terreno. A medida que estos brotes van creciendo se van calzando, es decir, se cubren los lados de tierra para blanquear su base que es lo que se consume. Esto hace que la parte enterrada sea más tierna y de un sabor dulce y característico.